viernes, 18 de mayo de 2018

En esta vida no.

Dolor, desesperación, mi llanto no cesaba, mis manos estaban sobre el vidrio de aquella ventana de ese quirófano, la persona que he amado por más de lo que puedo decir está a punto de terminar con su vida y yo no puedo hacer nada.

Recuerdo el día que lo conocí, mi hermana le dio vida el 9 de agosto de 1997, estaba presente siempre que nacía o perecía alguien, era nuestro trabajo mantener el equilibro entre ambos reinos, el de la vida y la muerte. Recuerdo sus hermosos ojos color pistache con tanta vida que no podía dejar de admirarlo, era tan solo un bebé en ese entonces y ya me cautivaba, con el paso de los años lo vi crecer, jugar, correr, llorar y desgraciadamente también lo vi amar. 



Mi hermana en contra de lo que sentía por Alexander, decía que no podíamos darnos el lujo del amor, no era nuestro destino, ella debía velar por que vivieran su vida y yo, tendría que terminarla en el momento adecuado. Creo que ese era el problema, yo no podía soportar el llevarme las almas hasta el purgatorio, donde se decidía a donde iban las almas, me destrozaba que me tocara esta cara de la moneda. Todos le temían a la muerte, todos la odiaban, hasta yo. 

Mi hermana y yo teníamos algunas reglas para no interrumpir el orden natural de las cosas, ella tendría que estar en el reino de los vivos vigilando a cada una de las personas y yo tendría que vigilar el reino de las almas para prepararlas a su nuevo camino, pero yo las había roto varias veces. En una ocasión fue en el decimoséptimo cumpleaños de  Alex, me aparecí como humana—una capacidad nuestra que casi no usábamos— y pase por su universidad, di un recorrido por los pasillos y lo vi, estaba sentado en el pasillo principal, su mirada cruzo con la mía y una sonrisa de su parte fue dirigida para mí.
Aquellas visitas se convirtieron en hábitos, moría —hablando de alguna manera— por verlo cada vez más, e incluso él también de cierta manera, el seguía yendo al lugar donde nos vimos por primera vez, compartimos algunas frases, y eso cada vez fue más constante, a platicas enteras, solo tenía que cuidar de que mi hermana no notara estos encuentros.

Cuando pregunto mi nombre no sabía que decirle, no tenemos nombre, somos conocidas por muchos de estos pero jamás tuvimos uno propio, le dije que era Live, el día que supe que todo estaba arruinado fue el día que me pidió la primera cita, yo era un poco seca con él, no podía tocarlo, era lo que más dolía, no poder tocar esos labios carnosos porque sabía que era su fin, pero de todos modos acepte. La cita era un picnic en el bosque, algo solitario pero para mí estaba bien, llegue una hora antes de lo previsto, estaba demasiado nerviosa, no sabía que decir o como crear una vida falsa que no había vivido.  

Solo que algo cambio el ritmo de las cosas, mi hermana se apareció, me reclamo que todo lo que estaba haciendo estaba mal, en el fondo lo sabía, llegaría un momento en donde el deseo de tocarnos aunque sea con la punta de los dedos sería un problema, pero lo amaba, quería por una vez en la vida que alguien me amara. 
Ella no lo entendía y ahí mismo me desterró sin poder cruzar esa línea entre su reino y el mío, solo podía estar de espectadora, Alex llego al lugar,  y pasaron minutos, después horas, su Live nunca llego, estaba enojada, frustrada, quería intentar de todo para poder estar ahí con él, solo que después de una rato recordé la vida que se me otorgo y creí que aquello era lo mejor.

Los días pasaron y con el corazón destrozado lo veía todos los días, así como aparecí en su vida un día, así desaparecí de ella, los días se hacían cada vez más pesados, pero sabía que era lo mejor, mi hermana no me dirigía la palabra y yo no intentaba que me perdonara, recuerdo que ella un día paso por lo mismo solo que ella nunca se atrevió de romper las reglas, claro, era ella, la perfecta.

El día del accidente estaba de camino a casa, iba por el kilómetro 13 de la carretera en el BMW de su padre, era una noche solitaria, iba tranquilo pero lo que no estaba consiente que más adelante un coche con sus compañeros de clase estarían pasados de copas, incluyendo al conductor designado y que este impacto con el BMW  hasta sacarlo de la carretera.

Llegue de inmediato porque 3 de los 5 pasajeros fallecieron al instante y cuando lo vi a él creí que era su fin, mi hermana llego, le rogué que le diera más tiempo, me vio con el corazón en la mano y permitió que llegaran las autoridades y lo llevaran al hospital.
Y ahora estoy aquí, en el hospital a las 3:45 a.m., él ahora está en terapia intensiva, ambas estábamos esperando las mejores noticias, el veredicto era terriblemente mal, tomo mi mano con la esperanza de reconfortarme, ella había pasado esto mismo hace un par de años, y yo estuve ahí para ella, ahora era mi lugar, tuve que ausentarme por un momento de su lado porque una chica de ese mismo accidente acababa de fallecer, tenía que encaminar su alma, escuche decir a un doctor que era lo mejor, ya que si se salvaba no podría caminar por el resto de su vida y no podría ni siquiera moverse, era terriblemente triste y por primera vez estuve feliz de salvar una vida de la miseria.

Cuando regrese con Alex había solamente malas noticias, todo estaba mal, los doctores lo tenían conectado al respirador, había entrado en coma en el quirófano, según ellos no se podía hacer nada, después de un par de horas su padre llego, y le dieron la terrible noticia, estuvo en la habitación un rato, y pidió que lo desconectaran, todo se cayó en ese momento para mi, estaba decidido a dejarlo ir, pero yo aún no me hacía con la idea, procedieron a desconectarlo y yo ya estaba ahí. 
Tome su mano y con mis labios roce los suyos, su alma ya estaba en mi mano. Me acerque un poco a su oído y susurre. 

—Siempre de los siempre estarás en mi corazón, nadie me lleno tanto él alma como tu, te amo, tal vez en esta vida no fue, te espero en la siguiente. 



Hola chicxs, bueno antes que nada jaja ¿cuánto tiempo? y pues espero les guste, este es un cuento que hice ya hace tiempo para un taller y le tengo mucho cariño, les juro que ya voy a subir más de mis escritos, espero les gusten. <3 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario